Noticias

¿Quieres estar al día de las últimas novedades sobre tecnologías y sobre el uso que los menores hacen de ella? En esta sección ponemos a tu disposición un completo repositorio de noticias para que no te pierdas nada de lo que está ocurriendo a tu alrededor.

Cómo proteger dispositivos Android para que sean utilizados con seguridad por los menores


Actualmente Android es uno de los sistemas operativos más usado, ya que la mayor parte de los smartphones y tabletas lo utilizan. Como además estos dispositivos son los preferidos por los menores, es necesario saber qué posibilidades de configuración y protección tenemos a nuestro alcance.

Ante todo hay que tener en mente que la protección de un dispositivo no va a ser igual en caso de que lo vaya a utilizar un niño de 9-10 años que un adolescente de 14-15, se debe adaptar a su edad y necesidades. Dicho esto, Android ofrece algunas características de protección que dependen esencialmente de:

- La edad del menor en cuestión. Obviamente determina los usos que podemos querer permitir o evitar. Lo recomendable es que los más pequeños tengan un uso limitado, llegando incluso a generar un entorno seguro que evite la conexión a Internet.

- Las preferencias de sus padres. Una cuestión plenamente subjetiva, cada cual decidirá cómo quiere educar a sus hijos y por tanto las normas de uso de los dispositivos móviles que imponen. A pesar de esta subjetividad siempre debemos recordar que no es recomendable que los más pequeños tengan acceso totalmente libre a Internet mientras que a los adolescentes tampoco podemos ponerles especiales barreras ya que por un lado les limitaríamos en exceso y por otro acabarían encontrando la forma de saltárselas.

- La versión de Android instalada
, incluyendo las modificaciones que haya podido incorporar el fabricante del dispositivo. En este aspecto existen mayores problemas, ya que muchos dispositivos no se actualizan a las nuevas versiones cuando son lanzadas, porque los fabricantes deberían adaptarlas y no lo han hecho, e incluso existen diferencias en función de si el dispositivo es una tableta o un smartphone. Además, cada fabricante puede modificar este sistema operativo, por lo que algunos modelos que sí cuentan con versiones más actuales no tienen determinadas opciones de configuración. Esto provoca que no podamos hablar de una forma de protección única para todos los dispositivos Android ya que cada modelo puede tener unas opciones diferentes.

Una vez conocidas estas características, y al margen de las protecciones que se pueden aplicar para el uso de los usuarios de cualquier edad (para más información se puede visitar la página de la OSI), podemos señalar 3 configuraciones que protegen a los menores y evitan determinados problemas:


1. Usuario limitado

Desde la versión 4.3 (y siempre que el fabricante no lo haya modificado) podemos establecer diferentes cuentas de usuario en los dispositivos Android, actuando uno como usuario administrador (con todas las capacidades de configuración) y los demás como usuarios limitados (solo podrán hacer lo que el administrador haya decidido de antemano). Así, podemos tener un perfil para nosotros y otros para cada menor que vaya a utilizar el dispositivo, cada uno con unas posibilidades de uso.

Para establecer estas cuentas de usuario, en la versión 4.3 de Android, es necesario entrar en “Ajustes” y posteriormente en “Usuario” para poder acceder a “Añadir usuario o perfil” y seleccionar “Perfil Restringido”. En las versiones posteriores la forma de acceso es similar, más allá de que en lugar de “Ajustes” se denomine “Configuración” o algún otro cambio menor.

Una vez que creemos este usuario limitado que deberá utilizar el menor, debemos configurar (desde la cuenta del adulto/administrador) las opciones posibles, desde permitir o denegar el acceso a algunas aplicaciones hasta limitar la posibilidad de hacer llamadas.


2. Instalar una aplicación de control parental o de "launcher" para menores

Se trata de aplicaciones que, de modo similar a la configuración de usuario limitado, establecen barreras a determinadas funcionalidades.

Los controles parentales cuentan también con un usuario administrador que establece limitaciones para los demás usuarios, pero sus funcionalidades pueden ser más amplias (restricción de usos, limitación de tiempo de utilización del dispositivo, registro de actividad para su supervisión, etc.).

Por su parte los launcher o aplicaciones de inicio establecen un entorno predefinido de forma segura para los menores. Se trata de la aplicación a través de la cual los menores podrán utilizar el dispositivo y acceder a diferentes juegos, actividades y contenidos diseñados para su edad. Suele tratarse de un entorno bastante restringido y es recomendable para los niños más pequeños, mientras que para adolescentes y preadolescentes puede resultar demasiado restrictivo.

Podemos encontrar diferentes alternativas de ambos ejemplos (tanto de pago como gratuitas) en la tienda de aplicaciones de Google.


3. Controles en Play Store

En caso de que lo que queramos limitar sea la instalación de aplicaciones, el acceso a determinadas películas y música, o el pago por ello, existen otras formas de control propias de la aplicación que Google utiliza para la obtención de estos contenidos (Play Store).

La más restrictiva es la configuración del control parental propio de esta app. Accediendo a las opciones de la aplicación, en la sección de “Ajustes” encontraremos una opción llamada “Controles parentales”. Activándola deberemos establecer una contraseña que será la que nos solicite cuando queramos realizar alguna de las acciones a las que pongamos limitación. Podemos centrar estas restricciones en la instalación y compra de, por separado, aplicaciones, películas y música. Las aplicaciones y películas se podrán limitar según la edad para la que están recomendadas (se pueden consultar los criterios de la categorización de las aplicaciones) mientras que la música solamente se filtrará entre las que sus editores marcan que contienen lenguaje “explícito”.

La otra limitación posible se refiere únicamente a los pagos y compras de contenidos o a través de las aplicaciones. También se encuentra en la sección de “Ajustes” de la app, “Pedir autenticación para realizar compras”. Al activar esta opción se nos solicitará, según la configuración que se elija, la contraseña de la cuenta vinculada a la Play Store para aprobar el pago. Obviamente, es necesario que esta contraseña solo la sepamos los adultos, no compartiéndola con los menores.

El mejor control parental: tú y tus consejos

Todas estas opciones suponen una limitación en el uso que los menores puedan hacer de los dispositivos, ya que las opciones técnicas solamente pueden suponer, por ahora, limitaciones. Las demás opciones se centran en facetas comunicativas y educativas, y deben llevarse a cabo por alguien, ya que no se pueden delegar en una configuración o en un programa.

Por ello, a pesar de recordar que estas opciones técnicas son útiles y están a nuestro alcance, siempre recomendamos la comunicación con los menores sobre el uso de los dispositivos para que así les podamos educar y que puedan llegar a utilizarlos de forma segura sin necesidad de ayuda por nuestra parte.

Para ello consideramos que lo más adecuado es la utilización de las TIC con los menores cuando son más pequeños, para que a medida que crecen poder darles mayor autonomía y sepan enfrentarse a las decisiones por sí mismos.


Este artículo ha sido originalmente publicado en el blog de Menores OSI.

Comentarios

No hay comentarios por el momento

Nota Los comentarios serán revisados por un moderador antes de ser publicados. Tu comentario no será visible en el momento del envío.

Noticias